Alberto Fernández participó de la celebración del Día Internacional de la Construcción en la Confitería Del Molino, junto al Congreso de la Nación, alentado por los números de la recuperación económica que esta semana difundió el Indec.

Aunque se esperaba su presencia en la mítica confitería, el Presidente habló desde Casa Rosada a través de una videoconferencia. «Me hubiera gustado mucho estar ahí porque es un lugar emblemático, que fue testigo de muchos encuentros», sostuvo Fernández.

«Era un lugar de encuentro para ver cómo se construía el país día a día. Argentina lo que necesita es encontrarse, más allá de las diversidad, porque necesitamos es poner de pie a la economía argentina, necesitamos inversores que produzcan, construyan y abran fuentes de trabajo», añadió. En las inmediaciones de la Confitería y del Congreso tres movilizaciones obligaron a desistir al Presidente; la marcha por la legalización de la marihuana; el reclamo gremial de enfermeros y el de militantes de la colectividad mapuche.

«Cuando se construye una vivienda hay muchas actividades que se ponen en movimiento. No es solo la convocatoria de albañiles, de albañilas, sino de otras actividades, que van desde la madera hasta el vidrio, pasando por el cemento», señaló el Presidente sobre la importancia de la construcción en el crecimiento económico, el Presidente.

Tras destacar cifras que muestran un crecimiento de la construcción en el país, Fernández aludió a la oposición y se mostró esperanzado en la recuperación económica. «Tenemos que contagiar esperanza. Muchos siembran frustración, siembran odio, nosotros lo que tenemos que sembrar es esperanza. Y además tenemos pruebas de que vamos por el camino correcto, de que el crecimiento es evidente. Aumenta el consumo, aumenta la inversión, aumenta el empleo, todos aspectos centrales para que podamos tener la tranquilidad de que vamos por el buen camino».

Y agregó: «Debemos lograr todo esto recuperando la armonía. La armonía es que cada uno toque en esta banda sinfónica el instrumento que tiene que tocar en el momento que debe tocar. La democracia es como esa banda sinfónica. Eso es lo que debemos lograr, que cada uno cumpla su rol en esta vida democrática».

Por último, concluyó: «Hemos demostrado que este es el camino adecuado, sentar al Estado, a los empresarios de la construcción y a los trabajadores y mancomunar esfuerzos para que la Argentina crezca».

Quien sí estuvo en el acto fue Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, acompañado por el secretario de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; el titular de la UOCRA; Gerardo Martínez; Gustavo Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la Nación; y Néstor Iván Szczech, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción.

Massa anunció la prórroga de la ley de blanqueo para la construcción, que fue sancionada a principios de año, pero tuvo poca adhesión tras ser promulgada con demoras. «Los argentinos ahorran de dos maneras o con dólares o con ladrillos», explicaron. En el oficialismo señalan que cuentan con el aval de JxC para poder extenderla durante 2022 y volcar US$ 4 mil millones al sector privado.

Luego enumeró los proyectos que buscará aprobar el oficialismo en el Congreso.

«Trabajamos en coordinación con el Ministerio de Economía para que en los próximos meses tengamos esa ley que le de la posibilidad al ciudadano de acceder al crédito hipotecario, y al desarrollador y al constructor de poder trabajar junto al sistema financiero apalancado multiplicando la inversión», anunció.

El presidente de la Cámara de Diputados también afirmó que es necesario «discutir una nueva Ley de Alquileres» para dar garantías a los inquilinos y propietarios.

Massa destacó el aumento del presupuesto destinado a obra pública. «El final de inversión pública para 2022 va a ser 2,5 del PBI. La motorización para el empleo que representa la obra pública y la posibilidad de desarrollo federal que representa un Estado nacional invirtiendo de manera simétrica y planificada. Nos permite avanzar en un camino que no es mágico», dijo. ​

El titular de la Cámara de la Construcción señaló que es imprescindible un acuerdo con el FMI. «Significa tener la certeza de no tener un país en default es algo que necesita la economía argentina», expresó.

También estuvieron presentes el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet; la presidenta de AySA, Malena Massa; el ministro de Transporte, Alexis Guerrera; y el secretario general del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, entre otros.

«La idea es mostrar el gran trabajo de reconstrucción, que es un poco el símbolo que estábamos buscando en función de lo que nos toca como argentinos, reconstruir un país desde una pandemia, desde una situación muy comprometida desde los económico», señaló Néstor Ivan Szczech, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción en diálogo con el programa «Segunda Dosis» de Radio 10.