El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, vivió un tenso momento cuando se retiraba de un acto en Alta Gracia. Un vecino se acercó a la camioneta que lo llevaba y comenzó a dialogar en un tono crítico con el mandatario, pero la discusión creció y el hombre amenazó de muerte al gobernador.

«No me mientas, porque voy a ser el primero que te meta un tiro en la frente», le dijo el hombre a Schiaretti mientras lo apuntaba con su dedo. La reacción inmediata del mandatario fue pedirle que no lo amenace mientras algunas personas que presenciaron el hecho intentaban calmar la situación y que el vecino se aleje de la camioneta. Luego de increparlo, el hombre fue detenido e imputado por coacción calificada. Según consignó Cadena 3, estaba en estado de ebriedad.