El vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (AETAT), Jorge Berreta, hizo oficial la postura de los empresarios ante la inminente paralización del servicio por falta de pago de salarios.

Según el concesionario, desde el sector están dispuestos a pagar una suma de $ 20 mil a cada empleado, porque «más no podemos hacer», en medio de la aguda crisis que atraviesa el sector.

«Hemos tomado el compromiso de un anticipo a cuenta de futuras paritarias de $ 20.000 a pagarse en el mes de mayo en dos cuotas. En Tucumán ya se efectivizó el 50% de este acuerdo», dice el documento que lleva su firma y se difundió en las últimas horas.

Para justificar tal decisión, el encargado de comunicar la postura de los empresarios de ómnibus hizo un repaso de las vicisitudes que vienen soportando desde la reducción de tarifas que aplicó el gobierno de Mauricio Macri en 2019.

Las mismas excusas, puestas por escrito

La enumeración incluyó la eliminación del subsidio para bajar el precio del gasoil que consume el sector, la llegada de la pandemia de coronavirus y la falta de equidad en la distribución de los subsidios, ya en tiempos de kirchnerismo.

El documento, que incluye varios gráficos que ilustran lo expuesto, detalla una a una las justificaciones que hace años se esgrimen desde la entidad empresaria para explicar el constante deterioro del transporte público.

Hacia el final, el escrito sostiene que el pago de la suma mencionada, que se hará efectivo con endeudamiento, busca evitar que la actividad se paralice a partir del martes, cuando venza la prórroga de la conciliación obligatoria.

«Ya no se encuentra en nuestras posibilidades económicas ni en nuestras manos la solución al problema», concluye la exposición escrita difundida esta tarde por AETAT.