El escenario de máxima tensión financiera con los dólares alternativos quebrando récords, que le siguió a las medidas adoptadas por el Banco Central respecto a las importaciones, le suma presión a la inflación. Es que, tal como remarcan los analistas, la incertidumbre atenta contra las expectativas de que el costo de vida pueda aplacarse en los próximos meses y eso puede generar, a su vez, remarcaciones “preventivas o especulativas”.

“El problema es que lo que está marcando la suba de los dólares alternativos y la baja en la cotización de los bonos, es una incertidumbre muy grande respecto del rumbo económico. Y, en ese sentido, la misma incertidumbre cae sobre cualquier tipo de política o de dinámica para aplacar la inflación. Lo cual, no hace más convalidar las expectativas de que la inflación se mantenga alta”, señaló a Ámbito Martín Kalos, director de EPyCA Consultores, quien agregó: “Esas expectativas, a su vez, se retroalimentan, en la medida que se generen subas preventivas, especulativas, de precios en los mercados en los que se pueda hacer”.

Esas remarcaciones, señaló el economista, generan una dispersión de precios “tan grande, que es muy difícil para los consumidores saber cuándo están pagando de más en algún mercado”. “Esa dispersión de precios también atenta con que se pueda saber si alguien está aumentando momentáneamente más que la competencia sus precios y, entonces, habilita a que haya aumentos quizá más heterogéneos y algunos especulativos”, remarcó Kalos, y subrayó: “Toda esta suba de los dólares alternativos, por el canal de las expectativas, presiona al alza a la inflación”.

Para Camilo Tiscornia, director C&T Asesores Económicos, el escenario actual “definitivamente redunda en más inflación”. “Ya sea porque se restringen las importaciones y hay cosas que no entran, con lo cual con cierta escasez va a haber productos que van a aumentar; o porque aparecen los productos, pero porque los importadores están pagando con el dólar contado con liquidación, que es más alto. Entonces, si se pasa a pagar con CCL, es como si la brecha se empezara a meter en la inflación local”, sostuvo a Ámbito el economista, quien aseveró: “Es por eso que, definitivamente, las medidas adoptadas por el BCRA y esta suba de los dólares alternativos, impactarán en la inflación. Cuánto es difícil saberlo: va a tener que ver con cuánto tiempo dure este episodio de volatilidad que estamos viendo de los tipos de cambio y hasta dónde llega”.

Impacto en bienes “dolarizados” y emisión

Por su parte, según explicó el economista Jorge Neyro, “la suba del blue, en general, suele traccionar los precios de bienes considerados refugio, como los materiales de construcción o los autos, que en el corto plazo quedan levemente más baratos en dólares”. “Aunque todavía la suba no es muy grande, suele dar un ‘empuje’ para que haya compras de oportunidad de gente que tiene dólares en la mano”, sostuvo.

“Si la suba es más grande en porcentaje, eso puede gatillar otro tipo de indexaciones, porque la brecha muy alta aumenta las expectativas de devaluación. Que ya son altas, si se miran los futuros, pero en el corto plazo tiene más impacto en la demanda de bienes considerados ‘dolarizados’ o de refugio”, señaló Neyro.

Si bien sostuvo que “la realidad es que siempre la suba de los dólares alternativos genera presión sobre los precios”, para el director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace, la raíz del problema es otra: “Uno tendría que preocuparse más por el nivel de emisión de pesos que está generando el Gobierno para financiar el incremento del gasto público y el déficit fiscal, que por el movimiento del dólar. Porque, en definitiva, esto es consecuencia de aquello”.

“En el primer trimestre del año, el BCRA emitió $200.000 millones y, en el segundo trimestre, estamos en casi $600.000 millones. Entonces, lo que está perdiendo valor es el peso producto de la emisión monetaria”, agregó Di Pace, quien graficó: “Y esta suba de los dólares alternativos, es consecuencia de eso”.

Finalmente, el analista sostuvo que “la corrección del tipo de cambio oficial está siendo más elevada que en las últimas jornadas, para que al menos vaya en línea con la inflación”. “Pero en algún momento, si la brecha se amplía, los exportadores no van a estar dispuestos a liquidar a un tipo de cambio tan bajo y con una brecha tan alta, por lo cual va a forzar al BCRA a corregir el tipo de cambio oficial mayorista más rápido. Esto ya pasó en varias oportunidades. Y, en ese caso, eso aceleraría la variación de los precios mayoristas en primera instancia y luego los precios minoristas, acelerando obviamente las proyecciones de inflación para este año”, concluyó.