Final de semestre: un escenario diferente al esperado

0

¿Cómo termina el primer semestre, qué se espera para el segundo? En primer lugar no se puede soslayar que La economía argentina está fuertemente condicionada por el proceso electoral.

Tras un primer cuatrimestre en el cual se aceleró la tasa de inflación y el dólar, todo hacía prever que al irse acercando las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias), el dólar iba a estar más demandado y las tasas de interés sin poder retroceder para evitar más presiones en el dólar.

Sin embargo, en la última rueda cambiaria de junio el dólar muestra una tendencia a la baja y el tipo de cambio está en un valor similar al que tenía hacia fines de marzo pasado. Con estos valores, en los primeros seis meses del año, el dólar subió un 12%, mientras que la inflación acumula un 20%. Es decir, que el dólar subió 8 puntos menos que la inflación.

¿Por qué baja el dólar? Por varios factores. Entre ellos, la estabilidad de las tasas de interés internacionales que hacen que los capitales no fluyan hacia Estados Unidos, el incremento en la oferta de dólares provenientes de la cosecha gruesa, la política monetaria contractiva que seca la plaza de pesos y hace que las empresas y las personas se deshagan de dólares para afrontar distintos gastos, y el clima electoral. En este punto, es claro que las variables financieras mostraron mayor estabilidad desde que se anunció que el senador Miguel Piccheto será candidato a vicepresidente por la fórmula oficial.

La lectura que hace el mercado es que el gobierno incrementó las posibilidades de continuar gobernando el país. Sin embargo, aún no se entró en la antesala de las elecciones. Con lo cual la incertidumbre continúa elevada y este es un factor que hará que el dólar pueda revertir la tendencia bajista. Sin embargo, no se espera que haya una suba muy abrupta.

Claro que la evolución del dólar dependerá de cómo vayan perfilándose las encuestas y por supuesto del resultado que arrojen las PASO y los lineamientos que vayan mostrando los candidatos en materia económica.

Lo que tiene claro el mercado es que si el gobierno se perfila como ganador de las elecciones podrá mantenerse la estabilidad de las variables financieras y esto puede contribuir a que la economía real empiece a mostrar cierta recuperación.

Por el contario, si las chances de reelección bajan, habrá mayor incertidumbre porque pueden volver políticas que el mercado entiende como más intervencionistas, como el cepo y el control de capitales.

Lo concreto es que el escenario que se preveía para esta altura del año, se ha modificado, hay más estabilidad que la que se esperaba y esto es positivo en una economía que aún tienen múltiples desafíos por delante.


Eduardo Robinson. ▫ Director de la Consultora en Economía y Finanzas “Robinson y Asociados”. ▫ Licenciado en Economía. Universidad Nacional de La Plata.