Este fin de semana el ministro de Economía, Sergio Massa, anticipó que el Gobierno tiene como meta una reducción gradual de la inflación hasta llegar al 3% en abril, aunque no dio muchas pistas sobre cuáles son las medidas que se implementarán para lograrlo.

El anuncio debe haber generado cierta incredulidad en la mayor parte de la población, que no ve un nivel de inflación menor al 3% desde hace exactamente un año, cuando en noviembre de 2021 se registró un 2,5% de suba del índice de precios al consumidor. A partir de allí todo fue una montaña rusa en materia de inflación, pero con guarismos que nunca bajaron del 3,8%,

Tras las declaraciones de Massa, el economista Ricardo Delgado, titular de Analytica, puso en dudas que la inflación pueda reducirse a la mitad en abril, y señaló que para que eso ocurra es necesario «un programa de estabilización macroeconómica«, algo que hoy no parece estar muy claro. Y planteó cuáles son, a su criterio, las condiciones para poner en marcha.

«La devaluación que se viene acelerando, el aumento de tarifas y la escasez de divisas son factores que van a complicar el objetivo de reducir la inflación a la mitad, como busca el ministro Sergio Massa para los próximos meses», aseguró Delgado.

El funcionario había afirmado que uno de sus objetivos de corto plazo respecto de la inflación es «llegar a abril con el número 3 adelante». Además, Massa apuntó que en el Palacio de Hacienda se plantearon «bajar cada 60 o 65 días un punto la inflación».

Dudas sobre el futuro

Pero para Delgado las cosas van por otro carril. En declaraciones al programa «Esta mañana», que se emite por radio Rivadavia, Delgado apuntó que sin un programa de estabilización macroeconómica a mediano plazo «va a ser difícil que la inflación pueda bajar de manera consistente».

De acuerdo un despacho de Noticias Argentinas, el economista aclaró también: «Estamos en un régimen de alta inflación y resolver el problema es ahora mucho más complejo».

Para el titular de Analytica, la inflación «es un proceso que lleva más de una década en la Argentina». pero que en los últimos tiempos se aceleró: «En el último año y medio se ha duplicado y en 2022 vamos a llegar, seguramente, al borde del 100%».

No obstante, destacó que «hay una serie de decisiones del Gobierno que van en la dirección adecuada, como la corrección fiscal y el ajuste monetario, que lleva a ordenar la macroeconomía. Todo lleva a tener una inflación un poco más baja hacia adelante».

En relación a los programas Precios Cuidados y Precios Justos aseguró que «no cubren la mayor parte de los bienes que consumen los argentinos y difícilmente logren contener el aumento de precios más allá de un tiempo breve, algunos meses».

Al respecto, destacó que el Gobierno «no se ha dedicado de manera consistente a luchar contra este fenómeno crónico que tiene la Argentina, y enfatizó que es «un fenómeno que resume todos los problemas, todo el desequilibrio macro que el país viene acumulando dese hace mucho tiempo».