Hace más de un mes, Diego Valenzuela, en un desayuno con varios periodistas, había deslizado una declaración casi de ocasión sobre Javier Milei que, dado lo que está ocurriendo en las últimas semanas, toma otro cariz. “Hay que tomar nota del significado de Milei. Hay que mirar bien por qué lo que dice prende tanto en la gente”, había afirmado el intendente de Tres de Febrero quien, en ese mismo lugar, y en posteriores entrevistas, dijo que además había estudiado con él.

“Hay que tener en cuenta conceptos como los que propone Javier Milei. No hay que enojarse solamente, sino tomar nota de por qué motivos las cosas que él dice prende en la gente”, le había expresado a este periodista a principios de diciembre de 2022 cuando comparó sus medidas con respecto a la quita de tasas para habilitar empresas en Tres de Febrero con las ideas que el dirigente libertario había empezado a instalar hacía rato.

“Su presencia es un desafío para nosotros. Milei es más de derecha pero hizo que se agrandaran las expectativas de cambio en Argentina”, agregó. Por eso no llamó la atención hoy que Martín Tetaz, otro como Valenzuela que empieza a creer que puede ser candidato a gobernador, dijera algo parecido y también avanzara con la idea de una alianza a nivel provincial para que el diputado nacional no presente candidatos en la provincia de Buenos Aires.

Lo que dijo el diputado nacional de Evolución, aliado de Martín Lousteau, es que es muy importante para la oposición conseguir que el candidato a gobernador que proponga el libertario, que claramente no es José Luis Espert, quien a su vez se lanzó para la provincia, pueda disputar en la PASO de Juntos a nivel bonaerense, algo que hoy parece muy poco probable, casi imposible, por el rechazo que ya manifestaron los dirigentes radicales como Maxi Abad, Facundo Manes y Elisa Carrió. Todo tiene un límite, el mismo que hace años tenían con Mauricio Macri.

Quien primero pensó en una alianza directa con el despeinado economista anarco-liberal fue Joaquin De la Torre.

Justamente el expresidente de la Nación habló sobre Milei por segunda vez en menos de una semana. Volvió a aplaudir que haya introducido temas que antes estaban vedados y eran casi prohibitivos de discutir, asemeja sus ideas con las que él quería implementar en su gestión cambiemista y todavía no cerró del todo la idea de convencerlo a que se sume a su fuerza política o finalmente haga lo que expresó Tetaz como iniciativa propia.

Como en la provincia de Buenos Aires no hay segunda vuelta, y la elección se define por un voto, para el economista radical los votos que sacaría Milei son naturales de Juntos por el Cambio, algo que entra en debate permanente porque el economista en la Capital Federal, y Espert en la provincia, consiguieron sus mejores resultados en las localidades y barrios que habitualmente domina el peronismo kirchnerista.

El año pasado, la mesa de JxC había discutido el tema Milei y su ingreso no prosperó. Días atrás, cuando Abad escuchó nuevamente esta posibilidad, dejó en claro que “siempre trabajamos para ampliar la coalición opositora, pero no para amontonar. Sino vamos a caer en lo que estamos padeciendo con el Gobierno nacional, que se juntaron todos a pesar de pensar cosas diametralmente opuestas y esto lo padece toda la sociedad”.

“El mundo tiene 8.000 millones de habitantes, y ninguno es gobernado por alguien que tenga las ideas de MIlei. Nosotros creemos profundamente en la educación pública y en un Estado tan importante como sea necesario y con una actividad privada tan grande como sea posible”, agregaron cerca de Abad.

El protagonismo que le dieron algunos dirigentes de Juntos por el Cambio a Milei provocó que éste saliera disparando y negara taxativamente cualquier posibilidad que habían iniciado a charlar a través de múltiples operadores. “Mirá si lo pone al abogado penalista Fernando Burlando, que con el tema de Báez Sosa está todos los días en los medios”, disparó un consultor que trabaja con la oposición bonaerense.

“A nosotros nos cuesta todo, No podemos instalar un tema, y Burlando está en el centro de la escena del mayor crimen del verano”, siguió con su razonamiento, sin detenerse en la vinculación histórica que tiene el abogado con las fuerzas de seguridad bonaerense, donde siempre lo califican con un mote vinculado con la sonorización y el pase de corriente de aire que se ubica en las puertas. Da la casualidad que ese elemento es el Burlete.

En la ciudad donde tiene cabecera Burlando, La Plata, ya hace meses aparecieron pintadas con su nombre y el apellido Milei a su lado. Algunos creen que pretende ser intendente, pero otros también se animan a anotarlo para la gobernación.

El expresidente Macri sabe que sólo al mencionarlo provoca reacciones más que alérgicas en sus socios radicales, coalicionistas y en el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.