En el arranque de julio, el dólar anotó una nueva baja, aunque rebotando sobre el cierre respecto a los mínimos que había tocado durante la jornada. La divisa finalizó $43,48 en el mercado minorista, unos 22 centavos debajo del cierre del viernes. Pero ya en junio había caído 5% y ayer anotó otro 0,5% adicional.

La divisa reaccionó a la baja luego de que el BCRA comunicara una reducción en la tasa mínima de las Leliq mayor a la esperada para julio (garantizará un rendimiento a bancos del 58% anual), redujera encajes para sostener la tasa de los plazos fijos y advirtiera que intervendrá en el mercado cambiario ante un escenario de «excesiva volatilidad».

El mercado también reaccionó de manera positiva al acuerdo político entre el Mercosur y la Unión Europea para avanzar en el libre comercio, una negociación que se extendió durante dos décadas y que ahora deberán ratificar los parlamentos.