Cristina Kirchner tomó el vuelo a la madrugada que la lleva a Cuba para ir a ver a su hija Florencia. Puso en pausa su campaña como vicepresidente de Alberto Fernández, al menos hasta el 15 de julio. Pasará diez días con su hija, que está bajo un tratamiento de salud en La Habana y sin poder regresar por ahora a la Argentina, según consignaron sus abogados ante la Justicia.

Viajó sólo acompañada por uno de sus custodios. Todo lo lo que se refiere a su estadía también se mantiene en secreto. ¨Hablé con ella. Esto estaba previsto. Yo estoy ocupado ahora en seguir consolidando la campaña¨, dijo a Infobae Alberto Fernández.