Nosotros hicimos un Congreso como los grandes congresos que se hicieron en la historia de la socialdemocracia o de los tiempos de Lenin. Un Congreso de debate profundo, de ideas, de organización, con miles de militantes de todo el país, como hacían los bolcheviques. Y se tomó una resolución. ¿Qué pasó? Que Altamira perdió y no aceptó el resultado. Y perdió por 80 por ciento a 20. Ha roto la unidad de acción propia de un partido de lucha, ellos difunden públicamente posiciones diferentes y han establecido incluso finanzas propias, desviando aportes de simpatizantes del partido. Hizo dos plenarios clandestinos conMarcelo Ramal y un grupo que los sigue. Renunciaron a sus lugares de dirección. Han roto con todo, se colocaron afuera».

El que habla es Néstor Pitrola, uno de los principales referentes del Partido Obrero y que muchos años atrás lideró el Polo Obrero, el brazo piquetero de la fuerza. Su posición es la misma que la de un amplio sector para el que no hay dudas: Jorge Altamira, el fundador de la organización, el mítico dirigente de la izquierda argentina, se autoexcluyó y está boicoteando la campaña del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, que el PO integra junto al Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Izquierda Socialista, Poder Popular y el Movimiento Socialista de los Trabajadores. La disputa estalló en los últimos días, pero viene de lejos. A Altamira lo acusan de “haberse borrado” después de su derrota con Nicolás del Caño (del PTS) en la interna de 2015 y de pensar que “puede volver cuando quiera y manejar la conducción partidaria como un patrón de estancia”.

Fuente: Clarin