¿Quién es Justicia? ¿Por qué no me creen?

0

Un tema del cual cuando se habla y que sensibiliza a gran parte de la sociedad es el Abuso Sexual contra la niñez o adolescencia. Si bien resulta una cuestión dolorosa y para algunos casi increíble y sorprendente, es REAL y ALARMANTE!
Para la Justicia es común ver a las madres con sus hijos ir de un lado al otro buscando ayuda, volviéndose imperceptibles a su mirada!

Esto ocurre porque quienes “imparten justicia” – jueces u operadores de justicia -, no han logrado dimensionar desde sus fríos escritorios, la verdadera realidad de los hechos que SÍ OCURRIERON.

Hace falta un mayor compromiso, visibilización y sensibilizar a toda la sociedad pero sobre todo al Poder Judicial, quienes deben estar debidamente capacitados y contar con profesionales y los medios necesarios para poder trabajar con temas como estos.
Es sabido que el mayor número de abusos contra la infancia son intrafamiliares, muchos ocurren mientras se cumple el régimen comunicacional, ya sea en la casa del progenitor o de los abuelos, quienes prefieren callar lo que han descubierto aunque ese secreto duela en el cuerpo y alma de los niños víctimas. Los abusos contra la infancia no respetan clases sociales, edades, ni sexo.

Hay que entender que aquel niño o adolescente que logró hablar o demoro en hacerlo NO MIENTE. Muchas veces ocurre que la primera persona en quien pueden confiar para contar el horror vivido es en su mamá, de quien escucha esa respuesta tan esperada “YO TE CREO”, poniendo fin a su angustia y dolor.

La pregunta que comúnmente escuchamos como representantes legales de los niños y adolescentes, cuando empezamos a transitar el largo camino en Tribunales es “¿Por que NO Me CreeN?”!. La respuesta la encontramos rápidamente cuando comienzan a encontrar personas extrañas que les hacen numerosas preguntas acerca de lo ocurrido, sin creer en que sus dichos, son la única prueba certera. Así solo se vulneran una y otra vez sus Derechos, revictiminzádolos.

Cada víctima de abuso tiene su propio tiempo para poder hablar sobre lo vivido, es un proceso que los pone en la escena del suceso y así empiezan a poder comprender porque aquella persona de su confianza, que decía quererlos, abuso de su integridad física y sexual.

En cada juicio iniciado podemos encontrar un abanico de finales. Con certeza puedo decir que son pocas las causas que llegan al debate oral, buscando cumplir su Demanda de Justicia. Hay numerosas causas que lamentablemente no llegan a pasar de una mera investigación y se cierran como una esclusa, como si nunca hubiese ocurrido tal abuso, incluso en algunos casos resolviendo los jueces la revinculación de las víctimas, excusándose tras el «síndrome de alienación parental» diciendo que la madre es la responsable de que los niños «odien» a su progenitor. Sin importar si están dejando la vida de los pequeños en bandeja para que los abusadores vuelvan a hacerles daño.

Ha determinado la Organización Mundial de la Salud – O.M. S.- que el «síndrome de alienación parental» no existe como patología psicológica. Otras causas dolorosamente duermen en los estantes de cada juzgado, por la “No decisión de la Justicia”.

Como corolario: «Vas y vienes entre archivos, como un número más, ¿qué pasó con esa gente que debía darte paz? creces y desapareces, el sistema te olvidó…» ¿quién es Justicia? ¿y por qué no me creen? ¡Que la valentía de los niños no sea en vano!


La Dra. Maria Inés Ruiz, es Procuradora y Abogada por la Facultad de Derecho de la UNT. Es Mediadora por la Asociación de Abogados de Buenos Aires – AABA-, especialista en Infancia y Adolescencia y Derecho de las Familias. Es abogada litigante desde el año 2000 y socia Fundadora del Estudio Jurídico Ruiz Romero & Asoc.

Publicidad