El dólar mayorista quebró el nivel de los $42 a principios de julio y retornó, de esa manera, a los niveles que registraba a mediados de abril. A lo largo de la rueda cambiaria, la divisa alcanzó un valor de intercambio de $41,64, lo que hubiera sido su menor precio en tres meses. Pero con el correr de las horas se acomodó en torno de $41,70.

La tranquilidad cambiaria hizo más atractivas las inversiones en pesos, que ofrecen una tasa de interés positiva respecto a la inflación, como en el caso de los plazos fijos. En el caso del Banco Nación, el rendimiento de los depósitos a 30 días ofrecido es de 52%, es decir 4,3% mensual.

 

Fuente: TN