Despúes de mas de 40 años cerró la fábrica de la reconocida golosina «mielcitas», como consecuencia de la crisis quedaron mas de cien trabajadores sin empleo.

La firma Suschen SA, de La Matanza, cerró sus puertas y más de 100 trabajadores y operarios quedaron sin trabajo. La fábrica además producía los alfajores «Cachito», «Suschen» y «Loquillo», los bocaditos «Flecha» y «Girasol» y el «Naranjú».

La empresa estuvo en funcionamiento sin interrupciones desde 1976, pero la crisis del consumo, acusada desde mayo del año pasado, y problemas financieros propios llevaron a la compañía a la quiebra y a la imposibilidad de resarcir a los despedidos.

Los trabajadores exigieron respuestas a los propietarios y la intervención en el caso de la Secretaría de Trabajo.

Fuente Infobae