A priori no se puede decir que Nicolás Dujovne haya «escondido» su patrimonio para pasar desapercibido ante el fisco, aunque hubo un tiempo en que el ex funcionario vivió en un terreno que aún figuraba -y tributaba- como un baldío en la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) porteña.
Lo que es más, el otrora Ministro de Hacienda ingresó en enero de 2017 al Gobierno de Mauricio Macri con $96.983.120 de patrimonio declarado y para agosto de 2019, cuando renunció a su cargo y fue reemplazado por Hernán Lacunza, blanqueó que había aumentado a $275.730.485.

A grandes rasgos, el artífice del regreso de la Argentina al Fondo Monetario Internacional (FMI) tuvo un aumento patrimonial del 284,3% en menos de tres años de trabajo en el Gobierno nacional.
Tras el «baldío gate» de 2017, Dujovne también fue noticia por su patrimonio en 2018, cuando salió a la luz que tenía gran parte de su capital en cuentas offshore.

Publicidad