Los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell llegaron este jueves a la mañana al Juzgado de Garantías de esa ciudad balnearia, donde se desarrollará una audiencia oral clave para definir su situación procesal, a bordo de un micro custodiado por cuatro patrulleros del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Al la puerta del juzgado, ubicado en el Boulevard Silvio Gesell y Paseo 130 donde además la policía montó un vallado y un operativo de seguridad, se acercaron algunos vecinos que recibieron a los imputados al grito de “asesinos” y “se van a pudrir adentro”.

El micro del SPB con los acusados partió a las 6.15 del penal de Dolores donde están detenidos y llegó a las 8.20 al juzgado.

La unidad de traslado ingresó a la sede judicial a través de un portón que fue cerrado para que las cámaras de TV y fotógrafos no pudieran captar la imagen de los acusados, tal como había solicitado en un escrito la defensa.

También se pudo observar que los padres de los ocho acusados llegaron al juzgado caminando y resguardados de la prensa y el público.

Los imputados que estarán frente al juez son: Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser «coautores» del crimen, Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), considerados por la fiscal del caso como «participes necesarios».

La audiencia, denominada técnicamente como “del artículo 168 bis” del Código Procesal Penal bonaerense, será presidida por el juez de Garantías 6 de Dolores, David Mancinelli, y tiene como principal objetivo que las partes desarrollen sus argumentos antes de que el magistrado resuelva el pedido de prisión preventiva que el lunes presentó la fiscal del caso, Verónica Zamboni, para ocho de los acusados.

Luego de esta audiencia, Mancinelli tiene plazo hasta el sábado para definir si los ocho quedan detenidos mientras continúa la investigación.

En representación de la defensa, expondrá el abogado Hugo Tomei, por la querella que representa a los padres de Báez Sosa, lo harán los abogados Fernando Burlando y Fabián Améndola, mientras que la fiscal Zamboni defenderá el requerimiento de 251 páginas que planteó el lunes.

Fuentes de la investigación informaron a Télam que la defensa de los rugbiers imputados del homicidio de Báez Sosa (18), ocurrido el 18 de enero último frente al boliche geselino “Le Brique”, adelantará su intención de pedir una morigeración de la prisión preventiva y que queden bajo arresto domiciliario en caso de que el juez confirme la medida para todos o algunos de ellos.

Pese a que el abogado jabía pedido que la audiencia de hoy, de carácter público, sea con presencia de medios de comunicación, se hará «sin público por razones de espacio».

No será necesaria la presencia de los dos acusados que fueron liberados, Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19), pese a que ambos siguen siendo investigados en la causa como «partícipes necesarios».

La querella, en tanto, expondrá algunas diferencias con la fiscalía respecto de la acusación, y fundamentará sus motivos para pedir que la imputación de «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas», incorpore los agravantes de «alevosía» y «homicidio por placer».

Además, el abogado Améndola anticipó ayer que sostendrán las razones por las que creen que «Milanesi y Guarino deberían seguir presos», y de por qué consideran que los diez imputados «participaron en la autoría funcional» del homicidio y deben ser considerados «coautores del crimen».

Publicidad