El puntapié inicial fue dado por un pedido de ex detenidos- desaparecidos para que se planteara a Francia la necesidad de que le quitaran la Orden Nacional al Mérito que había sido otorgada en 1985 al represor Ricardo Cavallo, quien en ese momento se desempeñaba como agregado de la Armada en la Embajada argentina en París.

La ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, trasladó el reclamo a su par gala, Nicole Belloubet, el pasado miércoles 5 de febrero.

En los siete años que duró la última dictadura, distintos miembros del aparato represivo recibieron condecoraciones de parte de otros países.

Por ejemplo, en 1976 Jorge Rafael Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti recibieron el Gran Collar de la Orden Nacional del Cóndor de los Andes de parte del dictador boliviano Hugo Banzer Suárez.

El entonces Rey Juan Carlos I de España también entregó condecoraciones a represores, como el Collar de la Orden de Isabel la Católica y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con Distintivo Blanco que recibió Videla.

El dictador chileno Augusto Pinochet le dio el Collar de la Orden al Mérito de Chile al nacido en el partido bonaerense de Mercedes.
Casos así se registran con una gran cantidad de países, aunque para saber el detalle debería realizarse una investigación para determinar los casos y los países que otorgaron las condecoraciones.

«Hay que sacárselas, porque deshonran a los países que se las dieron», subrayó la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas en diálogo con NA.

En tanto, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel también apoyó la iniciativa al señalar en diálogo con esta agencia que «si es gente que cometió delitos contra la humanidad está bien que les retiren las condecoraciones».

Por su parte, Carlos Pisoni, de HIJOS Capital, consideró que «es justo que les quiten las condecoraciones y reconocimientos, porque los genocidas están en el tacho de basura de la historia» y agregó: «Es lo que debe hacer un Estado que respeta los derechos humanos».

Acerca de cómo de podría avanzar en este sentido, el ex subsecretario de Promoción de los Derechos Humanos indicó a esta agencia que «hay que hacer una investigación legajo por legajo» para determinar quiénes obtuvieron condecoraciones y qué países las otorgaron.

Publicidad