Así lo hicieron saber voceros del FMI a la agencia Bloomberg, que especificó que la delegación estará integrada por el venezolano Luis Cubeddu y por la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack.

La llegada de los directivos del Fondo fue confirmada a Télam por fuentes del Palacio de Hacienda.

Los directivos del FMI viajarán «para continuar las discusiones técnicas con funcionarios del Ministerio de Economía sobre el programa económico y la estrategia de deuda de las autoridades», sostuvo el portavoz.

«Las reuniones también serán una oportunidad para continuar discutiendo los próximos pasos con las autoridades», agregó la misma fuente.

La presencia de los directivos del FMI se extenderá hasta fines de la próxima semana, cuando tienen previsto regresar a Washington.

El viaje de la misión a Argentina se conoció horas después de que el vocero del FMI, Gerry Rice, señalara que todavía no existen precisiones sobre una eventual consulta por el Artículo IV con la Argentina.

En su habitual conferencia de prensa, Rice destacó que «hubo un diálogo continuo y activo entre las autoridades argentinas y el FMI. Y en los últimos días hubo reuniones muy importantes entre (la Directora del Fondo) Kristalina Georgieva y Guzmán”.

Recordó el comunicado que surgió luego del encuentro en Arabia Saudita, dado que allí quedó en claro que el diálogo continuará «con el articulo IV y un programa en el futuro».

El Artículo IV comprende un monitoreo pormenorizado del FMI sobre la situación fiscal, monetaria y externa de cada uno de los países miembros del organismo multilateral, un tipo de revisión que la Argentina no aceptó entre los años 2004 y 2015.

Rice aclaró que el diálogo continuará en los próximos días, pero «todavía no hay fechas».

«Las autoridades señalaron que están comprometidos con la posibilidad de un artículo IV y un programa en el futuro», indicó el vocero.

Rice se mostró enfático y dijo que «el gobierno argentino no ha pedido negociaciones formales, y, por ahora, son sólo conversaciones respecto de un nuevo programa con el FMI».

A mediados de febrero, otra misión del FMI mantuvo contacto con funcionarios argentinos, y al término del trabajo de una semana aseguró que la deuda pública argentina «no es sostenible», que el superávit fiscal necesario para enfrentar su pago «no es económica ni políticamente factible», y reclamó una «apreciable» quita a los acreedores privados.

El martes, el ministro Martín Guzmán se reunió con los principales bancos de inversión en Nueva York para avanzar en la negociación de la restructuración de la deuda que está en manos de privados.

Según el cronograma que informó oportunamente el Ministerio de Economía, todavía falta designar el banco que se encargará de llevar adelante la parte operativa de un eventual canje de bonos.

Argentina firmó, primero en junio, y luego en septiembre del 2018, sendos acuerdos con el Fondo, por el cual el organismo le ofreció créditos por unos U$S53.700 millones, de los cuales desembolsó de manera efectiva U$S44.000 millones hasta julio del año pasado.

Publicidad