Pasada las 9.30 de ayer a la mañana, el frente de la Casa de Gobierno de Tucumán fue el punto de encuentro para miles de docentes autoconvocados que reclaman el pago de la cláusula gatillo adeudada y su disconformidad con las negociaciones salariales llevadas adelante por el ejecutivo provincial.

«Son muchas las escuelas que se adhieren al paro. Hemos decididos tomar en nuestra manos la lucha por nuestros derechos, ya que el gremio no nos representa. Esto fue un circo escandaloso», había asegurado hoy temprano la vocera de la Asamblea Independiente Docente Autoconvocados, Raquel Grasino.

El Gobierno de la provincia, en tanto, aseguró que todas las escuelas están abiertas y el ministro de Educación Juan Pablo Lichtmajer, lanzó una dura advertencia.

«El día que no se trabaja, no se va a cobrar, y los docentes lo saben», sentenció.

También habló del conflicto, el titular de ATEP, David Toledo quien aseguró «estamos en un Estado de Derecho, creemos en la libertad de cada uno de los compañeros trabajadores de la educación». Aunque expresó que las leyes están hechas para cumplirlas y pidió «reflexionar».

Publicidad