La provincia dio inicio a un martes atípico ya que desde las 00:00, UTA inició un paro de transporte que tendrá a Tucumán sin colectivos por tiempo indeterminado.

Los choferes reclaman el 60% de su salario adeudado y advirtieron que no levantarán la medida de fuerza hasta que se hiciera efectivo. Por el lado de los empresarios desde AETAT, aseguran que «los subsidios nacionales no están llegando».

El Gobierno, quien salió al auxilio de esta situación en otras ocasiones, en esta oportunidad se mostró firme y el propio gobernador Juan Manzur, afirmó que «no hay motivo para que los empresarios no cumplan con las obligaciones salariales de los choferes».

“Pasamos $50 millones a más de $150 millones en subsidios y la Provincia sigue cumpliendo con lo que estaba comprometida, más el aumento del boleto de colectivo, con lo cual no hay ningún justificativo para que los empresarios no acuerden y lleguen a un acuerdo con los choferes”, sentenció el mandatario.

Publicidad