Un hombre y una mujer quedaron detenidos luego de que apareció el menor de tres años que había sido víctima de un secuestro extorsivo en la noche del lunes. En medio de un intenso despliegue de la Policía de Tucumán, el niño Alexander Mamani fue hallado sano y salvo durante la madrugada en las inmediaciones del Parque 9 de Julio.

“Unos vecinos dieron aviso a la Policía que vieron deambulando al menor en las inmediaciones del Parque 9 de Julio. Allí, una familia recogió al menor, esperó a la Policía y lo entregó en excelentes condiciones físicas. Felizmente, pudo reencontrarse con sus padres”, señaló el jefe de la Unidad Regional Capital (URC), Comisario Manuel Sosa, quien sostuvo que el menor desapareció en circunstancias que se están investigando bajo las directivas del fiscal federal Carlos Brito, a cargo de la causa.

Alrededor de las 22, una mujer llamó al Sistema de Emergencias del 911 para denunciar que personas desconocidas secuestraron a un menor de tres años en calle Larrea al 1700.

Inmediatamente, los efectivos de la Comisaría 13 tomaron contacto con el padre del menor, quien confirmó que había recibido un llamado de un hombre que decía tener secuestrado a su hijo y le exigía dos millones de pesos para devolvérselo.

Según las primeras hipótesis se sospecha que el hecho estuvo vinculado a la compra de un terreno que iba a realizar un familiar en la provincia y que las personas detenidas son del entorno de los padres del menor.

La justicia federal confirmó que hay una pareja detenida y acusada de haber secuestrado al niño y pedir 2 millones de pesos de rescate.

El hombre y la mujer detenidos tienen antecedentes por haber formado una banda que robaba en countries de Yerba Buena.

Exequiel Mamaní, tío del menor, reveló que Leonel describió a su secuestrador como un hombre alto, desconocido, quien se movilizaría en una motocicleta de color rojo.

Tras el llamado y su traslado a la comisaría, el nene pudo reunirse con sus afligidos familiares, poniendo fin a largas horas de terror.

En la madrugada, los policías detuvieron a una joven que había estado momentos antes con la madre del niño y que era muy parecida a la que observaron al momento del secuestro. Al poco tiempo, hicieron lo mismo con el novio de la sospechosa, que vive a dos cuadras de la seccional 11 y muy cerca del lugar donde habrían abandonado al niño en la madrugada.

Entre las primeras medidas, los efectivos del D2 realizaron allanamientos en los que detuvieron a dos personas y secuestraron dinero en efectivo y un arma de fuego, mientras continúa la investigación que se encuentra bajo secreto de sumario por orden del fiscal federal Brito.

Publicidad